El apóstol de la Democracia

Franciso Ignacio Madero

Nacido en el seno de una familia acaudalada de agricultores en Parras de la Fuente, Coahuila, se sabe que desde joven fue interesado en temas filosóficos y espiritistas.

En 1893 se estableció en San Pedro de las Colonias, con la finalidad de hacerse cargo de los negocios familiares. En su faceta de empresario, Madero se caracterizó por buscar una mayor justicia social. Por ejemplo, pagaba buenos salarios a sus trabajadores y estableció escuelas de enseñanza básica, comedores públicos y un hospital. Además, aprendió y ejerció la homeopatía para ayudar a los jornaleros de su hacienda.

Madero estudió en Francia y Estados Unidos en temas de humanidades, siendo que al volver en 1903 incursionó en la política y periodismo, trabajando para el periódico «El Demócrata», lugar donde publicó artículos donde plasmaba con fuerza sus ideales de los derechos humanos, el sufragio y la libertad.

En 1908 publicó el libro “ La sucesión presidencial en 1910”, escrito en el cual se criticaba fuertemente al absolutismo de Porfirio Diaz y proponía la instauración de un régimen democrático en el país. Seguido a la publicación de este libro Madero convocó a la creación del Partido Nacional Democrático, usando como lema el conocido “Sufragio electivo, no reelección” en busca de contender en las elecciones de 1910.

La sucesión presidencial.

Al año siguiente constituyó el Centro Antirreeleccionista de México y fundó el periódico «El Constitucional». A mediados de 1909 inició una serie de giras que lo llevaron a recorrer gran parte del país. El 15 de abril de 1910, durante la “Gran Convención del Partido Antirreeleccionista”, fue nombrado candidato a la Presidencia de la República.

Durante la campaña electoral en 1910, Madero fue aprehendido bajo la excusa de “alterar el orden”, siendo enviado a prisión el 7 de junio en Monterrey. Las elecciones fueron llevadas a cabo mientras él se encontraba en prisión, por lo que Porfirio Diaz fue nombrado presidente.

Ante este hecho Madero clamó que hubo fraude electoral, siendo que no fue escuchado decidió trasladarse a San Antonio, Texas; para el 6 de octubre de 1910, el Plan de San Luís fue publicado y distribuido de manera clandestina, en dicho plan se desconocía el gobierno Porfirista, haciendo un llamado a levantarse en armas pues Madero vio inviable derrotar a Diaz en las urnas.

Publicado el 06 de octubre de 1910 de forma clandestina.

Los levantamientos se dieron por todo el país, dando el golpe de gracia el 10 de mayo de 1911 cuando Pascual Orozco y Francisco Villa lograron capturar Ciudad Juárez, desembocando en la firma de los Convenios de Ciudad Juárez los cuales tenían como condiciones la renuncia de Díaz y la convocatoria a nuevas elecciones.

En agosto de 1911 fundó el Partido Constitucional Progresista, siendo que Madero logró subir a la presidencia del país, el mandato Maderista fue un ejemplo de democracia y libertades políticas, al igual que buscar solucionar los problemas por medio de leyes e instituciones, pero debido a su falta de resultados a corto plazo el gobierno de Francisco Ignacio Madero solo tuvo una duración de 15 meses, culminando en la Decena Trágica con el asesinato del mismo.

El interés de Madero por los temas filosóficos y de derechos humanos son posiblemente los que, al igual que con la independencia del país fueran influenciados por las corrientes de pensamiento de la época siempre en busca de ayudar a aquel que no se encontraba en la silla o el trono. Desde su época como empresario se pudo ver sus intenciones con el pueblo al lanzarse como presidente de la nación al pagar salarios justos y brindar buenas condiciones de trabajo, sumado a eso también fue un ejemplo de que a pesar de haber derrocado al gobierno Porfirista no tomó el puesto de inmediato en su lugar se propuso como candidato y el pueblo eligió por él.