En campañas, otra vez…

Desde Centrales, comiendo chilaquiles por Borrego Choquisimo 🐏

Estamos arrancando, probablemente de manera anticipada, con el proceso electoral de 2024. A nivel nacional y en los estados, varios personajes han caminado durante meses y promovido su imagen en proyección de alguna candidatura. Los cuchicheos de café se llenan de frases típicas de la ocasión como “ya sabes quién es el preciso”, “la decisión la tomó el uno” y “el hombre me dio luz verde”. Lo cierto es que, como la naturaleza humana, poco ha cambiado la dinámica de interacción entre electores y candidatos. Los candidatos del partido en el poder hablan de los éxitos del actual gobierno y los de oposición ofrecen un cambio, señalando de manera puntual los hechos más “emocionales” que puedan arraigarse en la mente del elector para inducir un voto.

 

Como ciudadanos organizados de la sociedad civil debemos madurar esta dinámica entre electores y candidatos hacia la presentación de propuestas bien elaboradas. Con una visión de largo plazo debemos diseñar proyectos, estrategias y políticas públicas para que en las pasarelas de candidatos, que están por iniciar, el diálogo tenga una estructura y una demanda específica. Es necesario dar un salto hacia adelante y convertir esas charlas de “buena fe” en la presentación de problemas y soluciones que los ciudadanos han estudiado y cabildeado. Elevemos el nivel de diálogo entre candidatos y electores, de modo que esa conveniente ambigüedad de los tiempos de campaña quede fuera del contexto y dé paso a demandas claras y compromisos concretos.